Mak, la joya de la corona

La semana pasada nos dió un susto porque de un golpe se inflamó una de sus patas, así que fuimos al veterinario y uno de sus metacarpianos se ha roto. No precisa operación por el momento si no reposo y medicación esperando que mejore, aunque lo de reposo para un pastor alemán son palabras mayores 🤣 Mak va mejorando bastante y ya apoya la pata 🙌 También se aprovechó para mirar sus oídos y empezará un tratamiento para la otitis.

A pesar de este traspié, ell tío está hecho un roble, fuerte, imponente y deslumbrante, con un cuerpazo de los de piropear 😉 con su mirada ámbar que roba tu respiración, su sonrisa al verte, su devoción por sentirte cerca, adorando ser abrazado.

admin

2 comentarios sobre «Mak, la joya de la corona»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba